Transporte frigorífico


transporte frigorifico se ha convertido en una industria que ha experimentado un gran crecimiento. Lo cierto es que está cambiando, y mucho, debido a todos los nuevos procesos que se han ido añadiendo dentro de este sector. Aunque no te lo creas, la logistica refrigerada tiene un gran impacto dentro de nuestra vida diaria, velando por la consecución de la máxima seguridad alimentaria. Por su parte, la propia globalización forma parte de nuestra rutina y, en mayor o menor medida, puede influir en ella.

Queremos acercarte un poco más al transporte frigorífico, mostrarte de qué se trata exactamente y darte todos los detalles que debes conocer para contar con los conocimientos adecuados para entenderlo y elegir el servicio que se acomoda a tus necesidades ¿Estás preparado? Veamos todo lo que esconde este tipo de transporte.

¿Qué es el transporte frigorífico?


También conocido como carga reefer, al hablar de transporte frigorífico estamos haciendo referencia a una forma de envío de aquellas mercancías que necesitan vehículos especiales para poder trasladarlas puesto que los productos que se almacenan en ellos deben mantener una cierta temperatura. Es decir, se necesita un transporte a temperatura controlada para que estos productos lleguen en perfecto estado a su destino.

Este tipo de soluciones se consigue gracias a que el transporte cuenta con un sistema específico de refrigeración, que viene incorporado en el propio vehículo y que es el encargado de mantener todos los productos que traslada a la temperatura óptima durante todo el proceso de reparto.

¿Qué es la cadena de frío?


La definición establecida para hacer referencia a la cadena de frío trata sobre la acción de transportar productos sensibles a la temperatura, dentro de una cadena de suministro en la que se llevan a cabo métodos de envasado térmico y refrigerado. La cadena de frío también se refiere a la planificación de logística refrigerada que se tiene en cuenta para ofrecer protección y seguridad a todos los productos que se trasladan en cada envío.

En este sentido, hay que tener en cuenta que el transporte a temperatura controlada no consiste solo en trasladar un envío concreto del punto A al punto B. Se basa en muchas otras cosas. Por ejemplo, hay que saber cómo es cada producto y qué métodos hay que utilizar para su transporte en función de la perecebilidad del mismo.

De igual modo, también hay que garantizar que los métodos de transporte que se utilicen para trasladar dichos productos sean compatibles con los mismos y estén revestidos de hierro.

En cualquier caso, sabiendo ahora qué es la cadena de frío, hay que tener en cuenta que no solo es un proceso que ayuda al transporte de productos, debido a su crecimiento; también es un sector que contribuye notablemente al desarrollo económico. De ahí que hayan surgido los transportes de carácter nacional e internacional.

Tipos de vehículos utilizados para transportar mercancías perecederas


Para transportar mercancías perecederas, el transporte frigorifico nacional cuenta con unas medidas especiales siempre en relación con las peculiaridades que presenten los diferentes productos. En este sentido, debemos hacer especial hincapié en la seguridad y el control que cada producto requiere para su correcto traslado. Lo cierto es que todas estas normativas están reguladas por el Acuerdo sobre Transporte Internacional de Mercancías Perecederas y sobre Vehículos Especiales que se utilizan para este fin, aprobado en Ginebra en el año 1970.

A partir de este acuerdo, se consideran elementos de transporte de mercancías perecederas los siguientes vehículos.

Vehículo isotérmico

Es un tipo de transporte que cuenta con techo, paredes, puertas y suelo aislantes. De esta manera, favorece que se filtren las temperaturas entre el exterior y el interior del propio vehículo.

Vehículo refrigerado

Se trata de un vehículo que es similar al isotérmico, aunque en este caso cuenta con una fuente de frío propia que regula la temperatura en el interior del vehículo, pudiendo bajar la misma hasta –20 grados.

Vehículo frigorífico

Es otro tipo de vehículo isotérmico que tiene un dispositivo de producción de frío que se puede regular para que sea individual o colectivo. Esta regulación hace que la temperatura se pueda bajar fácilmente y sea posible dejarla de manera constante dentro de un intervalo que se encuentre entre los –12 y los –20 grados.

Vehículo calorífico

Es el cuarto tipo de vehículo isotérmico que registra el ya mencionado acuerdo de Ginebra. En este caso, lo que tiene es una fuente de calor capaz de mantener una temperatura constante en el interior del vehículo de manera que nunca baje de los 12 grados.

Como norma habitual, el transporte por vía terrestre de los productos que se consideran perecederos se lleva a cabo haciendo uso de los vehículos refrigerados y siempre que las distancias sean cortas.

¿Existen otras alternativas de transporte?


Aunque los vehículos anteriormente citados son los referentes al transporte frigorífico nacional más habitual, hay que tener en cuenta que existen otras alternativas según el tipo de mercancías perecederas que se transporten y el tipo de refrigeración que requieran las mismas.

Estos vehículos alternativos surgen de la necesidad de transportar productos especiales con el objetivo de conservar todas sus propiedades. En muchas ocasiones, los vehículos refrigerados no resultan suficiente garantía y por ello se crean los vehículos de las tipologías que vamos a describir a continuación.

Contenedores refrigerados

Se trata de un tipo de transporte frigorífico que cuenta con un sistema de refrigeración propio. Esto se puede conseguir haciendo uso de agentes criogénicos que son los encargados de enfriar los contenedores. Pero ¿cuántas clases de contenedores hay?:

- De hielo seco

Normalmente, cuentan con una temperatura de –78 grados y el frío se genera por la sublimación o, lo que es lo mismo, el paso del estado sólido al gaseoso. Son bastante sencillos y cuenta con bloques de diferentes tamaños, dependiendo de las necesidades que se requieran para transportar las mercancías correspondientes. Estos bloques de hielo van desde los 0,6 kilos hasta un máximo de 10.

- De nieve carbónica

Al igual que ocurre con el caso anterior, en estos contenedores el frío se consigue a través de la sublimación. De esta manera, la nieve aparece por el dióxido de carbono que se encuentra en estado líquido. Una de las grandes ventajas de este tipo de contenedores es que la cantidad de nieve puede adaptarse según las características y propiedades que presenten los productos que van a enviarse.

¿Existen otras alternativas de transporte?


Aunque cada uno de los vehículos cuenta con características propias, lo cierto es que existen algunas que son comunes y esenciales para todas las unidades que se utilicen dentro del sector del transporte frigorífico. Así, se garantiza que todas las mercancías que se trasladen contarán con unas condiciones óptimas de temperatura.

¿Cuáles son los aspectos fundamentales que no pueden faltar?:

- Hermetismo

El interior de estas unidades debe ser totalmente hermético y, además, debe fabricarse con materiales que presenten una gran resistencia a la corrosión y sean 100 % impermeables. Así nos aseguramos de que las mercancías no se estropeen durante el traslado.

- Circulación del aire

La superficie de las unidades debe estar preparada para que el aire circule correctamente entre ellas. De esta manera, podremos aportar la ventilación adecuada para cada tipo de producto.

- Aislamiento

Para que los productos no sufran daños ni se estropeen, es fundamental que entre la unidad de carga y la cabina del conductor no haya ningún tipo de conexión, por lo que debe haber un sistema de aislamiento adecuado.

¿Cómo es el transporte frigorífico internacional?


Debido al gran auge que está teniendo este sector, el transporte frigorifico internacional también ha ido creciendo, tanto por tierra como por mar y aire Todo esto ha podido conseguirse gracias a la globalización, que permite que cualquier producto, aunque se tenga que trasladar a temperatura controlada, se pueda enviar a todos los rincones del mundo.

En este sentido, hay que tener en cuenta que existen países que, por sus características climatológicas o geográficas, no tienen la posibilidad de elaborar ciertos productos, y es aquí donde el transporte frigorífico internacional cobra especial protagonismo.

Desde hace décadas se está realizando este tipo de transporte de mercancías, por ello surgió el acuerdo que en el apartado anterior hemos comentado y que también se conoce como Convenio ATP. Dicho convenio se actualiza de manera casi constante y ya son muchos los países que se han adherido a él. De hecho, en la actualidad hay más de 50 naciones que se rigen por el acuerdo y en base a este han establecido su propia legislación.

Sin ir más lejos, en nuestro país se promulgó en 2005 el Real Decreto 1202/2005, que trata sobre el transporte de mercancías perecederas y los vehículos especiales que se utilizan para llevar a efecto dicho transporte.

Vehículos terrestres

Los vehículos de transporte terrestre internacional que son refrigerados habitualmente son camiones, aunque pueden contar con diferentes características y dimensiones. En este sentido, siempre se recomienda que no se utilicen para envíos que no sean de mucha distancia, y los tipos que existen son los mismos que en el caso del transporte nacional, es decir, los vehículos mencionados anteriormente: isotérmico, refrigerado, calorífico y frigorífico.

De igual modo, los dos tipos de contenedores que existen para este tipo de transportes son iguales que para los traslados internacionales, es decir, el de hielo seco y el de nieve carbónica. Aunque en este sentido hay señalar que existen otros tipos de contenedores más que son los conocidos como reefer. Estos se diferencian en que los equipos de refrigeración se conectan a través de una toma eléctrica y, de esta manera, mantienen la temperatura necesaria para que dure en óptimas condiciones todo el tiempo que dure el traslado.

Este tipo de contenedores reefer se recomiendan para las largas distancias y, además, son muy eficaces para que podamos trasladar grandes volúmenes de mercancías de una manera mucho más económica. Dentro de los contenedores reefer, podemos distinguir varios tipos:

- Reefer cerrado

Se trata de un contenedor que se utiliza para el transporte marítimo de productos de una sola pieza que son perecederos. Cuentan con una unidad que puede generar frío o calor, dependiendo de lo que necesite la pieza, siempre que se conecte a una toma de corriente eléctrica.

- Reefer de atmósfera controlada

En este caso, el contenedor mantiene una atmósfera constante en su interior que depende de lo que requiera cada mercancía. Esta atmósfera es capaz de mantenerse porque tiene una entrada de aire que compensa el oxígeno que ha sido consumido por el propio producto.

- Contenedores de gestión automática de aire fresco

Son contenedores que tienen un sistema que regula el frío, además de contar con otro que realiza una combinación de dióxido de carbono, oxígeno y otros elementos gaseosos que pueden hacer que el producto se estropee.

Vehículos por aire

El transporte frigorifico internacional por aire se lleva a cabo porque las compañías aéreas cuentan con contenedores que tienen sistemas de refrigeración para transportar mercancías que se consideran perecederas y que necesitan de temperaturas desde los –23 grados hasta los 10. Habitualmente, estos contenedores se utilizan para transportar productos farmacéuticos y de biotecnología, aunque también es común el traslado de pescado fresco, carne fresca o congelada, productos lácteos, frutas y hortalizas, flores, resinas químicas, adhesivos, componentes para ordenadores e incluso obras de arte, entre otras cosas.

Los contenedores de transporte aéreo con temperatura controlada son capaces de mantener la atmósfera óptima para cada producto hasta un máximo de 48 horas.

¿Qué tipo de mercancía se transporta?


Con este tipo de transportes, son muchas las mercancías que se pueden trasladar de un punto a otro del país o del mundo. Lo cierto es que un gran número de industrias hacen uso de los transportes de temperatura controlada para realizar sus traslados a nivel internacional. Algunos de los ejemplos de los que podemos hablar son la industria alimentaria, principalmente, la química, la agrícola, la farmacéutica y la cosmética, entre otras. Se trasladan, dependiendo de las necesidades de cada producto, por tierra, aire o mar. Hay que tener en cuenta que la temperatura debe mantenerse no solo durante el tiempo del traslado, sino también en la recogida y en la entrega final.

Los tipos de productos que principalmente necesitan refrigeración son:

- Productos refrigerados como, por ejemplo, verduras, frutas, carnes, vacunas, pescados y medicamentos. La temperatura ideal para estos productos oscila entre los 0 grados y los 8.

- Productos congelados: En este caso se refiere a las carnes, los pescados y la comida procesada, para los que debe asegurarse una temperatura entre –12 y –20 grados.

Características de cada alimento para su traslado

Los alimentos que se trasladan por transporte frigorífico necesitan, cada uno de ellos, una temperatura y humedad específicas. Según el Centro Experimental de Frío, así hay que tratar a cada uno de estos alimentos:

- Hortalizas y frutas

Es importante preenfriar estos alimentos de manera previa, igual que sucede con la mayoría de los productos. En este caso, se recomienda que las hortalizas y las frutas congeladas se mantengan a una temperatura de unos –18 grados y mantener esta durante todo el recorrido.

- Pescado

Nos referimos al pescado refrigerado. Siempre que el transporte dure de 1 a 6 días, la temperatura que debe haber en el interior del vehículo estará entre 0 grados y 2. En el caso de que vayamos a transportar pescados ahumados, la temperatura máxima para el traslado debe ser de 10 grados (si dura entre 1 y 3 días) o de 6 grados, si se prolonga hasta 6 días.

- Productos congelados

Cuando nos referimos a productos congelados, principalmente hacemos alusión a pescados y mariscos. En estos casos, la temperatura ideal para el traslado es de –18 grados.

- Aves

En el momento de la carga, la temperatura máxima para las aves es de 4 grados, siempre que el transporte dure entre 1 y 6 días, mientras que la temperatura del vehículo (en su interior) debe estar entre –1 y 4 grados.

Con respecto a las aves congeladas, dentro del interior del vehículo debe haber una temperatura igual o inferior a –14 grados.

- Huevos

Hay que tener en cuenta si los huevos han sido refrigerados o congelados. En el caso de los primeros, la temperatura para el traslado puede oscilar entre los 0 grados y los 15. Sin embargo, en el caso de que sean congelados, la temperatura debe ser siempre menor a –12 grados, siendo recomendable descender hasta –18 grados.

- Productos lácteos

La mantequilla refrigerada debe tener una temperatura que no supere los 6 grados, y la congelada, igual o inferior a 14. En cuanto a la nata, si es refrigerada hay que transportarla con una temperatura entre 0 y 4 grados, mientras que la congelada siempre debe estar en –14 grados.

Por su parte, los quesos que son maduros se transportan a una temperatura de entre 0 y 15 grados; los blandos, entre 8 y 12; y para los quesos azules, la temperatura debe estar entre 0 grados y 10.

- Carnes

Para las carnes refrigeradas que necesiten un transporte que se prolongue entre 1 y 6 días, la temperatura del interior del vehículo estará entre –1 y 7 grados. Por su parte, las carnes congeladas deben transportarse a una temperatura igual o inferior a –14 grados.

Si hablamos de carne que venga empaquetada en paquetes de comercio al por menor, debe transportarse a una temperatura interior en el vehículo de –18 grados.

- Productos precocinados

Cuando hay que transportar platos refrigerados, en un envío cuya duración oscile entre 1 y 3 días, lo normal es que la temperatura se mueva entre -1 y 6 grados. Si los platos están congelados, la temperatura siempre debe ser igual o menor de -18 grados.

- Productos congelados ultrarrápidos

Para el transporte de este tipo de productos, la temperatura en el interior el vehículo tiene que alcanzar los –18 grados.

- Transporte de distribución al por mayor

En estos casos, la temperatura de transporte de estos productos no puede ser nunca superior a –15 grados.

¿Qué tipo de mercancía se transporta?


Para realizar un servicio de transporte frigorífico es muy importante, a la hora de contratar una empresa que ofrezca dichos servicios, que nos fijemos en:

- Que enfríen la unidad previamente y regulan la temperatura de manera adecuada para cada producto en el interior del vehículo.

- Que comprueben que la mercancía esté empaquetada de manera correcta antes de ser enviada.

- Que se cargue la mercancía al vehículo lo más rápido posible y sin dejar las puertas abiertas durante mucho tiempo.

Ahora que ya sabes cómo funciona la mecánica del transporte frigorifico, siempre que necesites realizar un traslado deberías tener en cuenta todo lo que te hemos comentado para que el transporte sea adecuado. En Salvensen nos aseguraremos de que tu mercancía llegue en perfecto estado a su lugar de destino gracias a la solidez de nuestra infraestructura y a los años de experiencia que acreditamos en este delicado sector.